¿Cuál es la diferencia entre aval y fianza?

Usualmente, el término aval se utiliza de forma generalizada en referencia a cualquier persona que accede a respaldar la obligación de otro. Sin embargo, es necesario distinguir este mecanismo de la fianza.

El aval es propio o típico de títulos valores. Es decir, de por medio hay letras de cambio, pagarés, facturas negociables, facturas conformadas, bonos, papeles comerciales, warrants o títulos de crédito hipotecario negociables.

“La fianza es una figura de derecho civil, mientras que el aval es mercantil o cambiario”, resumió Rolando Castellares, socio del estudio Castellares Abogados Consultores.

El aval , subrayó el experto, garantiza un título valor, mientras que la fianza está vinculada a un pacto, esté o no contenido en un documento.

“Tomemos el caso de una persona que se compromete a pagar el alquiler mensual de un inmueble por uno o dos años. Además, acuerda con el arrendador que va a conservar la vivienda y que la va a desocupar en un determinado período de tiempo. Entonces, el inquilino está asumiendo varias obligaciones. Todas ellas se pueden garantizar a través de una *fianza*”, explicó Castellares.

¿En qué casos se usa el aval? Por ejemplo, la venta de un automóvil, en la que se pueden girar letras de cambio, cuyo cumplimiento es lo que se está respaldando.

“Cuando el banco otorga un préstamo estudiantil, quien garantiza es el padre o algún familiar del beneficiario. Normalmente, en esos casos se extienden pagarés y por ello se utiliza la figura del aval ”, refirió el experto.

En el crédito hipotecario, la garantía misma es el inmueble. Sin embargo, aclaró el hombre de leyes, pueden darse casos en que también se solicite adicionalmente un garante. Cuando ello sucede, y a su vez la entidad financiera gira un pagaré, es aplicable la figura del aval.

Solidaridad
El aval, por su propia naturaleza, es solidario. Es decir, el acreedor puede exigir el cumplimiento de la totalidad de la obligación indistintamente al garante y/o al deudor. Es una cuestión arbitraria.

En cambio, cuando se constituye una fianza, esta puede ser solidaria o simple. En este último caso, el garante solo se ve obligado a honrar el compromiso solo “en segunda instancia” si el deudor es insolvente, es decir, si no posee bienes dentro del territorio nacional.

Flexibilidad
Castellares aclaró que no se puede concluir que la garantía de un título valor se llame aval.

“La fianza es más flexible, puede respaldar, por ejemplo, un pagaré, aunque lo adecuado sería un aval. En cambio, obligaciones distintas a títulos valores

Tarjetas de crédito: ¿Cómo reclamar por problemas con tarjetas ofrecidas vía telefónica?

Cada vez son más los usuarios que hacen público su fastidio contra los bancos que realizan llamadas telefónicas para ofrecer sus tarjetas de crédito, mientras que un grupo importante termina aceptando las tarjetas ante el asedio de las llamadas.

Solo en el 2015, los usuarios presentaron más de 10,000 reclamos ante el Indecopi por problemas con el uso de tarjetas de crédito de diversas instituciones financieras, según Erickson Molina, secretario técnico de la Comisión de Protección al Consumidor N° 1 del Indecopi.

“Hay un alto número de reclamos en Indecopi acerca del uso de las tarjetas de crédito y como consumidor hay que tomar en consideración cuál es la información que me están dando verbalmente y cuál es la información que estoy suscribiendo porque muchas veces esa información, a decir de los consumidores, no coincide”, indicó.

Indicó que el problema más recurrente que denuncian los usuarios tiene que ver con el pago de la membresía, ya que cuando la entidad ofrece que no se pagará ese concepto eso es distinto a lo que figura en los contratos y la documentación que le entregan al consumidor.

“Entonces es muy importante que el consumidor verifique que la información que está recibiendo verbalmente de los funcionarios encargados de la colocación de estas tarjetas esté plasmada en los contratos que ellos están suscribiendo”, anotó.

Sin embargo, Molina mencionó que existen otro tipo de cobros y comisiones que los consumidores señalan que no han sido advertidos como el cobro de comisión por envío de estado de cuenta, por lo que se debe elegir el envío por correo electrónico.

“Es muy importante de que el consumidor tome conciencia de que tiene la responsabilidad para evitar o prevenir este tipo de problemas. El consumidor debe ser responsable en el sentido de verificar lo que está suscribiendo”, enfatizó.

En estos casos, explicó que el usuario debe realizar un reclamo vía telefónica y luego pedir una a la entidad financiera un código de seguimiento de su reclamo.

Vía telefónica
Si la gestión de la adquisición de la tarjeta fue por teléfono, el funcionario del Indecopi mencionó que la entidad financiera debe tener el audio de esa contratación y el consumidor debería solicitar ese audio para sustentar su reclamo.

“Eso para demostrar que la información que le dieron vía telefónica era una información distinta a la que finalmente llegó en el contrato o que llegó en la hoja resumen porque recordemos que en los contratos vienen con una hoja resumen”, dijo.

Asimismo, manifestó que los usuarios deben estar atentos a esa hoja resumen, ya que debe tener detallados todos los cobros que se van a realizar por el uso de la tarjeta de crédito.

“Esa es mi prueba de que hubo un problema de información y el responsable por ese problema será el banco o la entidad financiera correspondiente”, anotó.

Pensiones: ¿En qué consiste la nueva modalidad de Renta Vitalicia Escalonada?

Hace un par de semanas la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), aprobó una nueva modalidad de pensión: Renta Vitalicia Escalonada, diseñado principalmente para aquellos afiliados a las AFP que tengan un fondo no muy pequeño (más de S/ 100,000) y que se jubilen a la edad legal (65 años).

La característica principal de este producto es que tiene dos tramos: En el primer tramo el jubilado podrá elegir el periodo inicial en el que quiere recibir una pensión mayor (10, 15 o 20 años); mientras que en el segundo tramo, el jubilado recibirá una pensión equivalente a 50% o 75% de la recibida en el periodo previo.

“Esta modalidad de renta vitalicia reemplaza de alguna manera a las rentas temporales con vitalicia diferida ya existes. Lo que se busca es que en la parte de la renta temporal que paga la AFP no esté sujeto a volatilidad. En la renta escalonada el 100% del monto pasa a la aseguradora y el cliente puede escoger si la cuota del segundo tramo es el 50% o 75% del monto de la cuota del primer tramo”, explicó Mario Ventura, gerente general de Seguros Sura.
Si bien desde el viernes 27 de mayo las AFP han empezado a pagar el porcentaje de los fondos que sus afiliados de 65 años han solicitado – muchos de ellos han retirado el máximo disponible, quedándose sin alternativa de recibir una pensión más adelante -, Ventura estimó que el número de jubilados este año se mantendrá.

“A nivel de mercado más o menos se jubilan entre 9,000 y 10,00 al año y ese número va creciendo como 2,500 personas cada año porque más personas cumplen condiciones de jubilación en el SPP. Las personas con fondos grandes se siguen jubilando y lo que se tiene ahora es más flexibilidad para diseñar su mecanismo de jubilación; por ejemplo, pueden retirar un 5% o 10% del fondo y jubilarse con la diferencia”, comentó.

Fondo y pensión
Según datos de AFP Integra, dos de cada tres afiliados que solicitan el retiro de su fondo de pensiones tiene en su cuenta individual de capitalización S/ 50,000 en promedio; y aunque puede parecer una suma importante, las aseguradoras ven esto como un fondo pequeño.

Entonces, ¿hasta qué monto un fondo es pequeño? Según el ejecutivo, un monto pequeño es aquel que está por debajo de los S/ 100,000.

“Suena como mucho dinero pero con 100,000 soles recibes una pensión de 500 o 600 soles al mes si hay cónyuge; está en por encima de la pensión mínima de la ONP y por debajo de lo que es el sueldo mínimo. Para fondos más grandes vemos que a partir de los 200,000 soles las personas tienden a elegir la renta vitalicia, refirió.

En ese sentido, recomendó a los afiliados con un fondo de 300,000 soles no retirar más del 20% (50,000 soles) para invertirlo en un fondo mutuo de muy corto plazo y de bajo riesgo o en un depósito bancario solvente. “La tasa de interés no es el único tema que hay que ver. También hay un tema de riesgo, longevidad, volatilidad de las pensiones”, alertó.

Fuente: Gestión.