Qué pasa si la empresa no paga la CTS.

La compensación por tiempo de servicios (CTS), es un beneficio laboral que tiene por objeto que el trabajador, al momento de encontrarse desempleado, pueda disponer de un monto de dinero ahorrado que le permita satisfacer sus necesidades y obligaciones, en tanto consiga un nuevo empleo, explicó Fernando Varela Bohórquez socio del Estudio Elías Mantero.

Así, detalló, la mecánica de este beneficio es que el empleador debe cumplir con la obligación legal de depositar: a) en los meses de mayo y en noviembre de cada año, b) en la moneda elegida por el trabajador y c) en la cuenta de ahorros elegida por el este, el dinero correspondiente a este beneficio (que en promedio es una remuneración anual).

¿Qué sucede si el empleador no cumple con esta obligación? El Reglamento de la Ley General de Inspección de Trabajo regula en su artículo 24 que es infracción grave en materia de relaciones laborales no depositar integra y oportunamente la compensación por tiempo de servicios. Es decir, si el empleador no cumple con esta obligación, se sujetaría a la siguiente tabla de sanciones que podría imponer la Superintendencia de Fiscalización Laboral (Sunafil).

Rebaja Ante este caso, se debe tener en consideración que el artículo 40 de la Ley General de Inspección regula que las multas se reducen en los siguientes casos: a) Al treinta por ciento (30%) de la multa originalmente propuesta o impuesta cuando se acredite la subsanación de infracciones detectadas (es decir que se cumplió, aunque tardíamente, con la obligación), desde la notificación del acta de infracción y hasta antes del plazo de vencimiento para interponer el recurso de apelación. b) Al cincuenta por ciento (50%) de la suma originalmente impuesta cuando, resuelto el recurso de apelación interpuesto por el sancionado, éste acredita la subsanación de las infracciones detectadas (es decir que se cumplió, aunque tardíamente, con la obligación) dentro del plazo de diez (10) días hábiles, contados desde el día siguiente de su notificación.

¿Cuántas horas extras pagadas puede realizar un trabajador?

El laboralista César Puntriano socio del estudio Muñiz,Ramírez,Pérez-Taiman & Olaya Abogados explicó que a diferencia de lo que ocurre en otras legislaciones como la chilena o argentina, nuestro marco legal no establece tope (o límite)a las horas que se puedan laborar de manera extraordinaria.

Sin embargo, opinó que ello no significa que las mismas puedan ser ilimitadas pues, creemos, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

Su naturaleza voluntaria
Legalmente las horas extras no pueden impuestas, lo cual supone que debe existir conformidad tanto de la empresa como del trabajador para su realización. Usualmente las compañías implementan mecanismos, electrónicos o físicos para su ejecución. Inclusive, se contempla en los reglamentos internos de trabajo como una falta laboral al trabajo en sobretiempo no autorizado.

Este carácter voluntario permitiría que el empleador y el trabajador acuerden la cantidad de horas extras a laborar por ejemplo, no debiendo el empleador imponerlas.

Su carácter transitorio
Derivado de su condición extraordinaria. Justamente se conocen como “horas extras” por tratarse de un lapso que excede a la jornada ordinaria de trabajo y que por ello, por regla general, debe ser eventual, contingente, no regular. Esta eventualidad también evitaría la posibilidad de extenuantes jornadas extraordinarias de labor continua.

Además, la razonabilidad en su número viene de la mano con dicho carácter excepcional. Si la regla por ejemplo son 8 horas diarias, la excepción no puede ser también de 8 horas.

El deber del empleador de garantizar la seguridad y salud en el trabajo del personal
Este deber esencial, que a su vez constituye un derecho fundamental del trabajador (la seguridad y salud ocupacional) colisionaria con la idea de un número excesivo de horas extras al día o a la semana. Acaso no supone la exposición a riesgos ocupacionales que el trabajador labore durante extenuantes jornadas? Desde luego que si.

La pregunta que surge de manera inmediata es si conviene establecer un limite maximo a las horas extras o dejar que ello sea producto de lo que las partes acuerden. A favor del tope existen argumentos como la disminución de la sobreocupacion de algunos trabajadores y la generación de mayores puestos de trabajo.

En nuestra opinión, si bien lo ideal es armonizar la actividad laboral con la vida privada, siendo este uno de los fundamentos para limitar legalmente al trabajo en sobretiempo, creemos que dicha limitación no debe ser impuesta por un tercero ajeno a la relación laboral sino por el trabajador y empleador.

Nuestra realidad sin embargo evidencia situaciones de abuso por parte de algunas empresas que sacan provecho del estado de necesidad de los trabajadores, en cuyo caso la solución no pasa por limitar las horas extras sino fortalecer a la autoridad inspectiva laboral.

Finalmente, advirtamos que existe un sector mayoritario de trabajadores carentes de derechos laborales y protección social, que laboran en total informalidad y para quienes recibir un pago por una hora extra de trabajo resulta un sueño inalcanzable. Es urgente ocuparnos prioritariamente de estas personas que sigue siendo mayoría en nuestro país.

Por su parte, Brian Avalos, asociado del estudio Payet, Rey, Cauvi & Pérez coincidió en que la legislación laboral no precisa un límite para el pago de horas extras, y solo existe una recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)que indica que entre jornadas de trabajo se debe descansar 12 horas.

Con lo cual en el extremo, el empleador podría tener en cuasi esclavitud a un trabajador pagándole las horas extras incluso por más de 24 horas. Si el trabajador acepta, cuestionó.

¿El pago a qué profesiones y oficios podrá servir para deducir más gastos al Impuesto a la Renta?

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aprobó la lista de profesiones cuyos pagos podrán servir para deducir hasta tres Unidades Impositivas Tributarias (UIT), equivalentes a S/ 12,150, adicionales a las siete UIT, o S/ 28,350, ya establecidas para el pago del Impuesto a la Renta (IR) de trabajadores dependientes e independientes.

Según el decreto supremo del MEF, publicado , la modificación del artículo 46° de la Ley del Impuesto a la Renta permite la deducción de gastos de las rentas del trabajo hasta el importe de 3 UIT..

Las profesiones y oficios cuyos pagos otorgarán derecho a la deducción de gastos son:

1. Abogado
2. Analistas de sistema y computación
3. Arquitecto
4. Enfermero
5. Entrenador deportivo
6. Fotógrafo y operadores de cámara, cine y tv
7. Ingeniero
8. Intérprete y traductor
9. Nutricionista
10. Obstetriz
11. Psicólogo
12. Tecnólogos médicos
13. Veterinario

Impuesto Predial
Según la agencia Andina, el MEF publicó ayer un decreto supremo que tiene por objeto establecer las disposiciones para la aplicación de la deducción de 50 UIT de la base imponible del Impuesto Predial en el caso personas adultas mayores no pensionistas.

Para efectos de aplicar la deducción de las 50 UIT de la base imponible del Impuesto Predial en el caso de las personas adultas mayores no pensionistas, debe cumplirse lo siguiente:

a) La edad de la persona adulta mayor es la que se desprende del Documento Nacional de Identidad, Carné de Extranjería o Pasaporte, según corresponda.

Los sesenta (60) años deben encontrarse cumplidos al 1 de enero del ejercicio gravable al cual corresponde la deducción.

b) El requisito de la única propiedad se cumple cuando además de la vivienda, la persona adulta mayor no pensionista posea otra unidad inmobiliaria constituida por la cochera.

c) El predio debe estar destinado a vivienda del beneficiario. El uso parcial del inmueble con fines productivos, comerciales y/o profesionales, con aprobación de la municipalidad respectiva, no afecta la deducción.

d) Los ingresos brutos de la persona adulta mayor no pensionista, o de la sociedad conyugal, no deben exceder de 1 UIT mensual. A tal efecto, las personas adultas mayores no pensionistas suscribirán una declaración jurada.

e) Las personas adultas mayores no pensionistas presentarán la documentación que acredite o respalde las afirmaciones contenidas en la declaración jurada.