IGV Justo: Siete aspectos que debes conocer para acceder a sus beneficios.

En diciembre del año pasado se publicó la Ley N° 30524, denominada IGV Justo, mediante la cual se estableció que las micro empresas, con ventas anuales de S/ 607,500, y pequeñas empresas con ventas entre S/ 607,500 y S/ 6’885,000, puedan postergar el pago del IGV por tres meses posteriores a su obligación de declarar, con la presentación de la declaración jurada mensual.

Asimismo, la ley indicó que la referida postergación no generaba intereses moratorios ni multas.

El día de hoy, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) publicó el decreto supremo que establece las normas reglamentarias que entrarán en vigencia a partir del 01 de marzo de 2017.

Según Gustavo Lopez, socio de Tax&Legal de Deloitte, los principales aspectos desarrollados por el reglamento son:

1. Para el cálculo de las ventas anuales se considerarán los ingresos de los últimos 12 periodos anteriores al mes por el que se ejerce la opción de prórroga, según el régimen tributario en que se hubiera encontrado la empresa en dichos periodos:

i. Los ingresos netos obtenidos en el mes, en base a los cuales se calculan los pagos a cuenta del Régimen General y del Régimen Mype Tributario del impuesto a la renta.

ii. Los ingresos netos mensuales provenientes de las rentas de tercera categoría, en base a los cuales se calcula la cuota mensual del Régimen Especial del impuesto a la renta.

iii. Los ingresos brutos mensuales, en base a los cuales se ubica la categoría que corresponde a los sujetos del Nuevo Régimen Único Simplificado.

En caso que la empresa tenga menos de 12 periodos de actividad económica, se consideran todos los periodos desde que inició esta. Si la empresa recién inicia sus actividades, no le es exigible que cumpla con el límite de ventas anuales.

2. Se establecen definiciones como:

“Fecha de Acogimiento”, que es la fecha en que la micro y pequeña empresa (mype) ejerce la opción de prorrogar el plazo de pago original del Impuesto con la presentación de la declaración jurada mensual.

“Fecha de vencimiento”, que es la fecha de vencimiento que corresponda a cada periodo tributario, de acuerdo al cronograma para la declaración y pago de tributos de liquidación mensual que aprueba la Sunat; y

“Fecha límite de regularización”, que se refiere al día 90 contado en sentido inverso, en días calendario, desde el día anterior a la fecha de acogimiento.

3. El IGV cuyo plazo de pago original puede ser prorrogado es el que grava la venta de bienes, prestación de servicios y/o contratos de construcción.

4. La opción de prorrogar el plazo de pago original se ejerce respecto de cada periodo, al momento de presentar la declaración jurada mensual del IGV. La empresa debe marcar la opción que para tal efecto figure en el formulario. Solo se puede optar por la prórroga hasta la fecha de vencimiento. A partir del día siguiente a dicha fecha, el Impuesto es exigible y generará intereses moratorios.

5. De optarse por la prórroga, el plazo de pago original se posterga hasta la fecha de vencimiento que corresponda al tercer periodo siguiente a aquel por el que se ejerce la opción.

6. Los intereses moratorios se aplican desde el día siguiente a la fecha de vencimiento indicada en el párrafo anterior, hasta la fecha de pago.

7. El cumplimiento de las condiciones establecidas en la ley para que opere la prórroga del plazo de pago original está sujeto a verificación o fiscalización posterior por parte de la Sunat, dentro de los plazos de prescripción previstos en el Código Tributario.

¿Por qué no se reducirá el IGV este año?

Hace más de un mes, el gobierno oficializó la reducción del Impuesto General a las Ventas (IGV) en un punto porcentual a partir del 1 de julio. Sin embargo, puso como condición que al 31 de mayo de este año, la recaudación anualizada del IGV neto de sus devoluciones internas deberá alcanzar el 7.2% del PBI.

De no alcanzarse esta meta, el IGV se mantendría en 18%, como lo es ahora.

Francisco Grippa, economista principal de BBVA Research, señaló que es poco probable que se concrete la reducción de este impuesto ya que la meta que se ha impuesto el gobierno es relativamente exigente.

“Es una meta del 7.2% del PBI en términos de la recaudación del IGV neto de sus devoluciones. En este momento, ese indicador está en 6.1%. Tendría que tener un recorrido de 6.1% a 7.2% en pocos meses en un contexto en el que la demanda interna todavía está débil”, comentó.

¿Quién se beneficia de no darse esta reducción? El gobierno. Según Grippa, al no haber reducción le deja más espacio al gobierno para poder gastar y darle soporte a la economía, “darle soporte al crecimiento de este año, eso va ser importante”.

En la otra orilla está el ciudadano de a pie, que esperaba tener mayor liquidez en el bolsillo. “Siempre hay un costo pero es importante también mantener la solidez de las finanzas públicas; esto va a dar mayor espacio fiscal que finalmente también termina beneficiando a las familias”, rescató el economista.

Sepa las nuevas condiciones para deducir el gasto de combustible en las empresas

La ‎Superintendencia Nacional de Administración Tributaria‬ (Sunat) aplazó para julio del 2016 la obligación de consignar la placa de vehículos en las facturas por compra de combustible, mantenimiento y servicios para vehículos, explicó el tributarista del Grupo Verona, José Verona.

Detalló el experto que la Resolución Suprema 185-2015/Sunat y R.S. 300-2015/Sunat publicada el 31 de octubre indica un aplazamiento de la norma que iba a entrar en vigencia desde el 1 de noviembre, en donde se estable que “toda empresa que posee vehículos debe consignar en la factura ante la compra de bienes y servicios para vehículos, el número de placa del vehículo”, resaltó.

“Sunat ante las presiones por la poca difusión para que se consignen en las facturas el número de placa de los vehículos tuvo que aplazar, primero tres meses y ahora nueves meses más con la clara intención de difundir y las empresas se adecuen a la nueva norma”, opinó.

Infracciones al no cumplir esta norma
Las empresas que tras cumplir el año de difusión por parte de la administración tributaria no se adecuen a la norma, pues se regula que toda factura por bienes y servicios de sus vehículos deben consignar el número de placa, por lo que, a la entrada en vigencia de esta regulación se cometerían dos infracciones:

1. No emitir un comprobante del modo establecido por la administración tributaria – Sunat, siendo una infracción leve.

2. La empresa que compra combustible o algún bien para el vehículo y sustenta con factura que no tiene la placa, Sunat no le va reconocer como crédito fiscal, perdiendo cualquier sustento al no cumplir con la formalidad de tener la placa en la factura, siendo la infracción grave.

Control Tributario
En el país muchas familias tienen vehículos de uso particular y cuando por ejemplo consumen combustible brindan el RUC de su empresa para luego usarlo como crédito fiscal, dijo.

Por ello, la Sunat al detectar este problema no decidió hacer procesos de costos – producción y costo – consumo, sino que opto por una medida más simple y rápida, “obligar que todas las empresas al adquirir un bien o servicio para el vehículo consignen la placa en la factura”, resaltó el experto.

“Esta medida sería positiva, pero nos va quitar más de un minuto, al consignar la placa, ejecutar la factura y otros procedimientos, teniendo en cuenta que solo Lima cuenta con un parque automotor de 678,889 unidades, según fuentes del sector, al multiplicar la cifra por un minuto, estaríamos perdiendo muchas horas –hombre”, puntualizó.

De otro lado, destacó que esta no es una medida política, ante alguna suspicacia que pueda surgir, porque se implementa en julio y no en enero del 2016, es una medida clara para luchar contra la informalidad que representa más del 70% de nuestra economía.

Datos
1. Sunat controlaba por capacidad de consumo según el servicio que brinda la empresa, por ejemplo una empresa indica que sus vehículos consumieron 300 galones, pero el servicio que presta según los auditores de la administración tributaria es para 50, deben demostrar los otros 250 galones cual fue su recorrido.

2. Por capacidad de almacenamiento, el vehículo de la empresa usa combustible 90 octanos, pero en las facturas figura de 97 y 95 octanos, la administración indicaba que debías demostrar cómo has consumido un combustible que no usa tu vehículo.